Protesta de taxistas en Ushuaia: ¿De la Cruz usa trabajadores para las aspiraciones personales de Vuoto?


Pese a que, en el marco del plan Progreso, el Gobierno provincial ayudó a más de noventa choferes de taxi y remis, la semana pasada el Sindicato de Peones de Taxi (SIPETAX) encabezado por Victor de la Cruz realizó una protesta frente a Casa de Gobierno con una choripaneada que, al menos, brinda tranquilidad respecto de las finanzas del gremio. No obstante, el gremio posee un historial que se remonta a 2017, cuando hasta el entonces concejal y actual titular de la UISE, Silvio Bocchicchio, repudió las amenazas e incidentes en la sesión del Concejo Deliberante de Ushuaia que contó con la presencia de trabajadores liderados por de la Cruz armados con palos, bengalas y fierros.


El gremio, que llegó a Ushuaia gracias a las gestiones del actual secretario de Gobierno de la Municipalidad, Pablo García, histórico dirigente del Centro de Empleados de Comercios (CECU) que llegó a prestar parte de su edificio para la sede del SIPETAX, está encabezado por Victor de la Cruz, quien en 2017 había sido designado mediante Decreto Municipal 1417/2016 firmado por el intendente Walter Vuoto miembro de la Comisión Permanente de Aplicación de las Relaciones Laborales (COPARL) en representación del Ejecutivo Municipal. En julio de 2017, después de haber protagonizado los incidentes en el Concejo Deliberante, fue dado de baja aunque continúa encabezando el SIPETAX. 


Meses antes, de la Cruz fue recibido con bombos y platillos por el intendente, acompañado de Oscar Souto, el padrino político García, la actual concejal Laura Ávila y la actual secretaria de la Mujer, Noelia Trentino, de quienes no se sabe si repudiaron la agresión de los taxistas a una integrante de la Cooperativa de Taxis, María del Mar Rodríguez. En dicho acto, Vuoto se encargó de difundir entre los medios un elogioso discurso para con de la Cruz en un anuncio de otorgarle una parcela para construir la sede sindical. 



Hoy resta saber cuál es el motivo real y certero de la protesta llevada a cabo en la vereda de Casa de Gobierno. ¿Interesa la baja de actividad económica (que no sólo no es negada sino que está siendo afrontada por el Gobierno provincial y nacional a través de distintas herramientas)? ¿O moviliza más la posibilidad de esmerilar al Gobierno encabezado por Gustavo Melella a través del accionar de esbirros del Municipio? Recientemente, el propio secretario de Turismo de la Municipalidad de Ushuaia, José Recchia, presionaba a empleados municipales a firmar una solicitada contra el Gobierno provincial diciendo que peligraba el pago de haberes de no resolverse una presunta deuda por coparticipación. ¿De la Cruz es un nuevo "Pepe" Recchia usando trabajadores para las aspiraciones personales de un intendente? 


 


 


 

Comentarios