Ayllon afirmó que "El intendente Vuoto denuncia haber sido amenazado en su domicilio pero respalda a funcionarios que discriminan a vecinos de asentamientos"


La referente del barrio Escondido de la ciudad de Ushuaia, Noelia Ayllon, se refirió a la discriminación que sufren de parte del Municipio y de los funcionarios de Walter Vuoto. "Hace unos días, el intendente Vuoto dijo que había sufrido amenazas a mano de un vecino en su propia casa pero no dice nada de la discriminación y las amenazas que venimos sufriendo los vecinos a manos de funcionarios municipales. Yo soy militante política activa del peronismo, trabajaba en la UISE y perdí mi trabajo pero continué con la lucha porque no es mía, sino que es una lucha de todos los vecinos y ahora se me está atacando para tapar lo que está pasando en los barrios que es muy grave", afirmó la vecina.


 


También sostuvo que "Después de la manifestación que hicimos frente a la intendencia por el pedido de camión cisterna, venimos sufriendo represalias. Venimos hace tiempo reclamando pese a que ya hemos agotado todas las instancias desde el año pasado. La discriminación que sufrimos de parte de Vuoto viene incluso no dándole posibilidad de reunión a vecinos y referentes. Pasan por encima de una Junta Promotora del barrio de la cual soy parte. El Municipio vive ignorando a una Junta creada por los propios vecinos y esto no pasa sólo en el Escondido: es algo que pasa en todos los asentamientos desconociendo las elecciones de los vecinos y designando a otros para que intervengan en los barrios".


 


Ayllon contó que "Es lamentable la división que genera el Municipio en los barrios. Incluso funcionarios municipales como Pablo Ariel Rodriguez, que es el encargado de proveer agua y leña, decide no dejar cuando pasa el camión cisterna de gobierno. El primer día que empezó el aislamiento y la cuarentena, le mandé un mensaje al intendente diciendo que nos preocuaba la situación de los asentamientos y que no podíamos quedarnos en casa teniendo una sola canilla para abastecer de agua a tanta gente así que consulté la posibilidad de tener un camión cisterna que mejore el abastecimiento. Nos pidieron que hagamos un relevamiento de demanda cuando ese relevamiento debería haberlo hecho el Municipio. En particular, en el Escondido, hay más de 250 familias y que tienen tanques o tachos o bidones. Un 97 por ciento trabaja en la construcción y muchas mamás son del sector hotelero, trabajando de mucamas así que la situación económicamente hablando es muy mala".


 

Comentarios