El Centro de Abordaje de Problemáticas de Consumo de Ushuaia retoma sus actividades habilitando un cronograma de turnos y admisiones

El Ministerio de Salud informó que el Centro de Abordaje en Problemáticas de Consumo de Ushuaia restableció cronograma de turnos y admisiones “contemplando los protocolos obligatorios”, y a cuyos efectos, lo interesados deberán acercarse a la institución ubicada en Concejal Rubinos 153 o llamar por teléfono al Nº 445546.
 
Desde el mencionado establecimiento se aclaró, no obstante, que “desde el momento en el que se establece la emergencia sanitaria en nuestra ciudad, la institución continuó funcionando” aunque “con un horario reducido, con menos agentes, habilitándose consultas espontáneas y funcionando la división de internación las 24 horas”.
 
En ese marco se indicó que “durante las primeras fases del aislamiento social, preventivo y obligatorio, las demandas de admisiones se vieron reducidas a casi un 80% aproximadamente”, situación que adjudicaron “a la responsabilidad como ciudadanos de cumplir con el aislamiento”.
 
“Si bien se sostuvieron espacios psicológicos virtuales, por momentos resultaban insostenibles debido a las manifestaciones de angustia, ansiedad, miedo e incertidumbre que todos estábamos experimentando como situación altamente novedosa”, reconocieron las autoridades del establecimiento.
 
En ese sentido manifestaron que “a pesar de continuar con esta modalidad, la escucha virtual parecía no alcanzar” y que “por tal motivo, se coordinaban turnos programados con la finalidad de acompañar y sostener la salud mental de nuestros pacientes”.   
 
“Parte de la población que abordamos se encuentra atravesada por vulnerabilidades sociales, habitacionales y económicas”, explicaron, y anotaron que debido a que “los dispositivos grupales debieron ser interrumpidos, tuvimos ser creativos con las formas de intervención”.
 
Desde el CAPC-USH se comentó que “a medida que se fue flexibilizando la circulación, aumentaron de forma inmediata las solicitudes de turnos, de internaciones para cortar el consumo, desbordes de angustia por sentimiento de soledad, conflictos familiares, entre otras”.
 
“De esto se puede interpretar que el consumo fue sostenido en los hogares de forma regular pero constante, lo que llevó a convertirse en abuso de distintas sustancias y en algunos casos recaídas”, alertaron.
 

Comentarios