Denuncian que el concejal y actual funcionario de Vuoto, Gabriel De La Vega, hizo ingresar a sus hijos a La Anónima mientras la empresa despedía masivamente empleados

Pablo Andrés Ceballos, actual empleado de la firma La Anónima y ex delegado del Centro de Empleados de Comercio de Ushuaia (CECU), denunció que el dirigente de ese gremio, funcionario del intendente Walter Vuoto y concejal electo por el kirchnerismo, Gabriel De La Vega, hizo entrar a trabajar a la mencionada firma a su hijo mientras se producían masivos despidos. Luis Salguero, dirigente del CECU negó la semana pasada que hubiera habido desvinculaciones en supermercados La Anónima de Ushuaia. No obstante, salieron al cruce indicando que "son más de 30 los despidos en lo que va del año y efectivamente hubo 11 en el mes de julio". 
 
“Es una falta de respeto lo que dijo Salguero, porque desde febrero de este año los despidos vienen siendo bastante masivos. No fueron ni dos ni tres. Este mes, calculamos que hubo más de 11 despidos en las sucursales de Ushuaia. Además hubo bajas en el sector de depósito, donde los empleados están nucleados en el gremio de Camioneros”, dijo Ceballos y afirmó además que, “la conducción del CECU estaba al tanto de las desvinculaciones desde febrero, cuando se reunieron con la gerencia del supermercado y recibieron un listado del personal que sería despedido”.
 
En declaraciones brindadas a Radio Nacional Ushuaia, Ceballos contó que, “el señor Salguero junto con el ahora concejal electo Gabriel de la Vega, en febrero vinieron a La Anónima a hablar con la gerencia y se les dio un listado. Ellos sabían las personas que se iban a despedir, es decir que fueron informados de los despidos que iba a haber. A los dos o tres días empezaron a llegar los telegramas. Esa misma semana el señor De la Vega hizo entrar a su propio hijo en la empresa”.
 
“Durante el año pasado hubo muchas personas que ingresaron en la ART por enfermedades profesionales, como las tendinitis en la línea de caja, hernias de disco. A esa gente que se ha lastimado porque hace años que trabaja en La Anónima, no la protegieron y la mayoría de esas personas luego fueron despedidas. Yo no tengo el número exacto de despedidos este año, pero puedo asegurar que fueron más de 30 personas”, remarcó Ceballos y destacó que, “se sabe que va a haber más despidos. Hay comentarios de otros compañeros que tienen conocidos y dicen que todavía va a haber un achique de 15 personas más”.
 

Comentarios