"Sin un cambio generacional, la UCR no será una verdadera opción para los fueguinos"

Por Natalia Jañez* El 2019 será el año del aborto legal, seguro y gratuito en Argentina, ya que se volverá a presentar en el Congreso de la Nación el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria de Embarazo (IVE), y nos encontrará en unión junto al apoyo de las y los legisladores que se comprometen con la demanda de mayor consenso del movimiento de mujeres, lesbianas, gays, travestis y trans.
 
En materia económica, es alarmante el crecimiento de la pobreza como así también el del desempleo, aunque entendemos que cuando hablan de un aumento se refieren a puestos genuinos (regulares). Debemos volver a pensar en nuevas estrategias, en algo radicalmente distinto. En un estado que pueda resolver los problemas en general, pero en particular de salud y educación.
 
El diálogo entre todos los sectores es algo que aún falta madurar, ya que éste nutre los debates acercando posturas. En definitiva, menos lobby. 
 
En cuanto a lo provincial, el partido se encuentra con mandatos vencidos, un acta volante circuló para la prórroga de los mismos. Sería necesario revisar el criterio de quienes pregonan muchas veces la alternancia ya que en el ejercicio de la política esto no suma. Creemos que siguen prácticas de épocas de las carretas, pero también debemos recordar, como dijo un reconocido consultor en su paso por la isla, que nos convertimos en “un partido de viejos”, ya que la falta de visión a largo plazo hizo que se dejara pasar la gran oportunidad en el 2015 (luego de tantos años).
 
Sin un cambio generacional y de raíz no seremos una verdadera opción para Tierra del Fuego.
 
Por otra parte, notamos la falta de debate interno que es consecuente con lo mencionado anteriormente. Los marcados personalismos, la falta de construcción personal y colectiva, de formación, y de interpretar que las líneas internas no son enemigas no hacen más que degradarnos como partido que pretende el crecimiento de la provincia más austral de la Argentina.
 
Necesitamos un radicalismo moderno y de iguales para evolucionar juntos a los tiempos que corren y acentuando la deconstrucción permanente de malos modismos y costumbres negativas en jóvenes, hombres y mujeres para lograr una Tierra del Fuego mejor. 
 
Aspiramos y militamos día a día para que los fueguinos vuelvan a sentirse seducidos por aquellos valores y banderas que nos legaron en 127 años de historia y que hoy sólo quedan en discursos bonitos. El radicalismo enamora si tenemos doctrina y conducta. Cantera Popular Tierra del Fuego llegó y marca el camino para lograrlo.
 
*La autora del artículo es referente de Cantera Popular y fue publicado originalmente en el periódico independiente de mirada radical El Correligionario 
 

Comentarios